¿Qué es el payé y cuáles son sus prácticas más comunes?

    Tierra de cementerio, cintas rojas, velas y sal; son algunos de elementos utilizados en el payé para conseguir algún objetivo económico, amoroso o emocional. Lo que para los pueblos originarios era un ritual espiritual, con el tiempo se convirtió en una forma de hechicería y hoy es común ver que las personas recurran a esta práctica. Pero para entender a profundidad el payé como parte de la cultura paraguaya, consultamos con dos entendidos en la materia: David Galeano, lingüista, antropólogo, educador y presidente del Ateneo de la Lengua Guaraní; y Diego Parra, médico espiritual, astrólogo y parapsicólogo.

    Como cada 31 de octubre, la magia se percibe en el ambiente y se materializa a través de los conocidos “trabajitos” que pueden aparecer en la vereda o en la puerta de la casa. Para algunas personas, la práctica del payé se volvió una forma de dar solución a problemas emocionales, económicos o físicos y hasta lo utilizan para lograr objetivos negativos o perjudicar a otra persona.

    Sin embargo, el payé no siempre tuvo una connotación negativa relacionada a la magia negra. En las comunidades indígenas se llamaba Ava Payé (y se lo sigue llamando) al guía espiritual que velaba por el bienestar de su pueblo y actuaba como un canal entre los mortales y los espíritus.

    “Era una especie de sacerdote, una persona buena, encargado de la comunicación en materia religiosa. Ava: persona. Payé: que tiene poderes”, explicó David Galeano a Paraguayología.

    Entonces, ¿qué es el payé? En palabras de Galeano, en la acepción actual, el payé indica hechicería, embrujo, hechizo. “En la versión popular, se puede empayenar directamente dando brebajes, elixires y otras formas de vehículo del hechizo, poniendo algo en la comida, en la bebida, o indirectamente, ofreciendo un cigarro, una flor; y aún a distancia, con invocaciones, rezos o realizando ciertas prácticas”, señaló el antropólogo y lingüista.

    ENTERATE: ¿Cuál es el raro hechizo de las caazapeñas, según el poeta?

    El maestro espiritual Diego Parra coincide con esta interpretación y agrega que en la práctica actual, se relaciona al payé con la brujería mala. “Todo tipo de payé o brujería se define por querer destruir, dañar o hacer cosas malas a alguien; nada positivo”, expresó Parra a nuestro sitio.

    Para qué se utiliza el payé

    Hay cuatro situaciones comunes en las que se suele recurrir a la práctica del payé, según expone David Galeano en su libro Antropología – Avakuaaty (Asunción, 2002):

    1- Para combatir tristezas y contrariedades: Por ejemplo, llevar siempre consigo, en un "relique" colgado al cuello, pluma o cabeza disecada de kavure'i (una especie de pájaro).

    2- Para ahuyentar malos espíritus de una casa: Por ejemplo, ahumar las habitaciones los días martes y viernes quemando hojas de laurel, romero, pindo karai, azúcar kande, incienso, y recitar: Espíritus infernales alejaos de mi paso, que en esta casa, recinto de paz y dulzura, reine siempre la armonía y que el mal espíritu se aleje a regiones ignotas. Que entre el bien y que salga el mal.

    3- Para personas muy celosas: Por ejemplo, darle de tomar caldo de gallina clueca.

    4- Para enamorar a un hombre: Por ejemplo, la mujer debe untarse con grasa de guinea y pasarlas por el cabello del hombre sin que se dé cuenta.

    -PRÁCTICAS POSITIVAS: Algunas personas ven al payé como forma de protección, para evitar peligros, que las balas reboten, felicidad, suerte en el juego, para tener salud, etcétera.

    NO SOLO EL PAYÉ ES SOLUCIÓN: Mirá otras formas del ñepohâno

    -PRÁCTICAS NEGATIVAS: Sin embargo, otros lo utilizan para dañar a personas, provocar enfermedades y accidentes, lograr que le vaya mal económicamente, provocarle problemas familiares, para separarle de la persona que ama, entre otros motivos.

    Algunos elementos usados en el payé

    Galeano menciona: Espejos, utensilios, tinta, papel, ropas, pañuelos, cintas, figuras, fotografías, cuadros de santos, cruces y paños de cruces, fotografías, muñecos tipo vudú. Agua bendita, sal gruesa, vinagre, pimienta. Cabellos, sangre, saliva, huesos. Kavure'i rague, sapos, grasa de guinea, excrementos. Imán, tierra de cementerio, agujas y alfileres.

    También se suele rezar a santos como San Antonio, San Miguel Arcángel, Santo Tomás, Santa Elena y Santa Catalina de Sena.

    Cómo saber si alguien está “empayenado”

    El astrólogo y parapsicólogo Diego Parra se dedica a la magia blanca y sostiene que su trabajo es desatar nudos provocados por personas malintencionadas. Menciona que recibe en su consultorio varios casos de gente que fue víctima de brujería en el amor, la prosperidad, destrucciones de familia y problemas de salud. Pero, en la cultura paraguaya, ¿qué síntomas están asociados al payé?

    “Hay una sintomatología generalizada, como los dolores de cabeza, dolores de espalda, de cintura, diarrea, vómito, pesadillas, despertarse varias veces en la madrugada, tener malos sueños, levantarse más cansado de cuando uno se acuesta. Fuera de eso, la plata que no alcanza, la mala suerte, problemas familiares; todo depende de para qué sea el trabajo que se le hizo”, manifestó Parra a Paraguayología.

    A su criterio, en estos casos se debe asistir a un astrólogo maestro espiritual para contrarrestar la energía negativa. Si la persona afectada encuentra el “trabajito” en su camino o frente a su casa, recomienda no tocarlo con la mano y pedir ayuda a un guía espiritual para hacer desaparecer el hechizo.

    ¿EXISTE EL POMBÉRO? Acá tenés 21 modos de llamarlo

    En otro punto, contó que existen casos en los que una persona, sin querer, pisa trabajos de payé que no estaban dirigidos a ella. En ese caso, aparecen los dolores de pies, de piernas y hormigueos. Indicó que son síntomas que hay que saber trabajar con un método de liberación o purificación para que no se convierta en algo negativo.

    El payé en Halloween

    En estas fechas, las comisarías se llenan de llamados por hallazgos de huesos, cráneos o animales muertos. Sin embargo, en la opinión del astrólogo Diego Parra, Halloween es una fecha nada más que comercial, no es que funcione más la hechicería por ser 31 de octubre. No obstante, reconoció que la gente la practica más, pues eso se ve en la cantidad de consultas a raíz de trabajos de payé.

    Amuletos de la buena suerte

    El uso de cábalas o amuletos de la suerte (kurundu) está asociado a la protección espiritual y es una práctica también muy arraigada en la cultura paraguaya, en la que la palabra kuruse relaciona con algo mágico. Así lo explica David Galeano en su blog Guarani Ñe’e.

    Kurusu (cruz): Uno de los elementos que sobresale como amuleto es la cruz que, de acuerdo a la creencia popular, protege a las personas de toda adversidad, ya sea al llevarla con el rosario o en una estampa.

    CURIOSIDADES: ¿Por qué se llaman así estas 32 localidades paraguayas?

    Kururu (sapo): Es otro amuleto muy utilizado.  “El sapo es el mítico animal que trajo en su boca el fuego del cielo. Demás está decir que el sapo es muy respetado en las comunidades indígenas. En Paraguay, se usa el sapo en el sentido mágico, por ejemplo, para curar la erisipela (isípula) o bien para realizar algún paje o acto de hechicería o, por último, como amuleto en el jardín para atraer dinero”, destaca David Galeano.

    Kurupa’y: Es un árbol cuyas hojas se utilizan en el ñembo'e jeroky (ritual indígena).

    Dedo meñique del angelito: El término angelito se refiere a los niños difuntos, de entre 0 a 7 años, que hayan sido bautizados antes de morir. Una costumbre muy arraigada en algunas ciudades del interior es la de cortarles el dedito meñique de la mano derecha durante el velorio, en un descuido de los familiares. Según la creencia, esto actúa como amuleto protector ante las adversidades. En algunos casos, incluso, los propios familiares son los que le cortan el dedo. Sin embargo, muchas familias se oponen a la acción y, para protegerlos, cubren las manitos del bebé con un lazo.

    Finalmente, si bien la práctica del payé es muy popular en Paraguay, no son muchas las personas que admiten su práctica.

    Gabriela Báez

    Leer más publicaciones del autor.